LA VIDA ÍNTIMA Y LEVITRA

Durante cientos de años la gente estaba buscando los medios para mejorar la potencia. Hoy este medio ya está inventado y es perfecto para los hombres que han perdido la fe en sí mismos. Uno de estos medios es Levitra, que hoy se puede comprar en la farmacia o una tienda de internet.

Afrodisíacos como una ayuda en la vida íntima

Levitra sigue siendo uno de los fármacos más solicitados entre la población masculina. Es un medicamento para la potencia que puede mejorar la erección y tiene efecto en el organismo durante 10-12 horas. En venta Levitra ha aparecido no hace mucho tiempo, pero ya tiene sus admiradores.

La ventaja de las drogas para la potencia es la manifestación de efecto desde la primera dosis, lo que es difícil de lograr con cualquier otro medicamento o tratamiento.

Levitra afecta al paciente en 92% de los casos desde la primera dosis. Se puede decir que es uno de los medios más cómodos en utilizar mejorar la erección.

Más de la mitad de las mujeres y una tercera parte de los hombres tienen dificultades en la cama. El estrés, la fatiga, la falta de tiempo que están escondidos adentro pueden destruir el deseo sexual, la excitación sexual y el orgasmo. A veces la disminución del instinto sexual aparece bajo la influencia de la falta de equilibrio hormonal o a causa de la toma de ciertos medicamentos.

A expertos en psicoterapia sexual no les gusta evaluar la vida íntima basandose en la frecuencia de las relaciones sexuales y hablar sobre algunos números de la norma.

Naturalmente, si usted tiene un acto sexual dos veces al mes o menos, esta actividad se suele considerar como baja. Sin embargo, la disminución del deseo sexual debe ser visto como un trastorno sólo cuando esto ocasiona problemas en la relación con la pareja fuera del dormitorio.

El deseo sexual se puede comparars con el apetito. No es ningún secreto para nadie que es prácticamente imposible imponer su opinión a alguien sobre el gusto o convencerse de que a usted realmente le falta algún placer. Usted puede pensar en alguna comida tentadora como un exquisito postre, pero eso no significa que Usted puede convencer en esto a alguien quien no siente necesidad en alimentos. Sin embargo, se puede tratar de cambiar la situación.

Las recomendaciones de los sexólogos

1. Trate de que hacer las relaciones sexuales más variadas con nuevas posturas y técnicas. El principal enemigo de la mayoría de las parejas casadas es un hábito. Si día tras día ver en la mesa el mismo plato aunque éste sea uno de sus favoritos, en algún momento esto puede producir disgusto y el deseo de “cambiar de mesa”, controlar el cual no son capaces muchas personas. Y sólo valió la pena
ariesgar y cambiar la salsa …

2. Las personas con el deseo sexual bajo a menudo evitan expresar cualquier sentimiento a su pareja, olvidando que la falta de contacto hace la pareja creer que es no deseada y no querida. No tenga miedo de expresar sus sentimientos a través de los besos, tocando los brazos y los hombros, acariciando el cabello. Esta expresión necesitan el hombre y la mujer, aunque ellos deben entender que la expresión de su afecto no debe servir de una señal para el sexo.

3. Lea algo sobre las relaciones íntimas. La literatura erótica va a alimentarlo y estimular su sensualidad, que, al final le permitirá liberarse de la timidez excesiva y despertar su imaginación.

4. Es bueno deshacerse de la depresión y el estrés. La persona que tiene depresión a veces empieza a experimentar trastornos físicos y la falta de interés prácticamente a todo, incluyendo el deseo sexual. Además, a menudo resulta que ambos ‘ el hombre y la mujer trabajan. Las necesidades de crecimiento profesional, la necesidad de enseñanza de los niños – todo esto se relaciona con los factores de estrés que reducen el deseo sexual y pueden producir un estado de apatía, cuando se trata de sexo. Superar esta situación se puede sólo poniendo las prioridades correctamente – ninguno de los problemas domésticos o de trabajo no valen la pena para darles mucho tiempo, la energía y las emociones. Los sexólogos recomiendan hacer cita con su pareja, y no sólamente hacer sexo, sino simplemente conversar.

5. Mire atentamente los medicamentos que está tomando. Algunos fármacos, especialmente psicotrópicos y algunos agentes antidepresivos, así como medicamentos para reducir la presión arterial pueden debilitar el deseo sexual. Si Ud. está tomando medicamentos que, en su opinión, causan un trastorno de instinto sexual, consulte con el médico acerca de las posibles alternativas.

6. Para empezar, consulte a su pareja. Al final, él o ella será el primero en notar una disminución del deseo sexual. Háblele sobre sus problemas, de las incomodidades que siente, de sus preocupaciones, su estado de inquietud en relación con las presuntas acciones, haciendo hincapié en que usted está dispuesto a hacerlo por conservar las buenas relaciones. En el último caso, entre en contacto con un amigo o familiar de su confianza. Lo importante es no guardarlo dentro de sí mismo, convirtiendo un problema temporal en una enfermedad crónica.

Los comentarios están cerrados.